lunes, 12 de noviembre de 2007

Aquella Hillary: De las mujeres al poder y otros demonios...



Navegaba por Internet haciendo un poco de antropología sobre el rol femenino en la sociedad y me encontré con esta fotografía.
Bil y Hillary paseaban despreocupados por una calle cualquiera con sus cabellos al viento y sonrientes. ¿Cuáles habrán sido sus preocupaciones a más de tener lo justo para el día a día o quedarse un domingo en casa entrepiernados pidiendo pizza?

El firme interés de este post no es atacar a las mujeres profesionales de las cuales formo honrosa parte sino analizar: ¿en qué momento del camino perdimos el norte de nuestra existencia dedicándonos a competir con los hombres?.

Vamos por partes, Bill y Hillary (los de la foto),se levantaron una mañana y dijeron: "Vamos a conquistar el mundo cual pinky y cerebro". Ahí están, el logró junto a ella y con su ayuda ser el presidente del país más poderoso del mundo, ella parece que lo va a lograr el año próximo y sería la primera mujer en montarse a ese tren descarrilado para tratar de componerlo tal y como se lo dejaría Bush.

En ese camino cambiaron muchas cosas de su vida afectiva como pareja que fueron evidentes y públicas. Por ejemplo el le montó los "cachos" con una subalterna atractiva y de bajo coeficiente intelectual. Mi teoría respecto a este "desliz" no es que Bill no valoró a Hillary, sino que ella NO VALORÓ lo que eran en el tiempo de la foto. Es evidente que para entonces Hillary ya no era la "amante niña su compañera" sino una desconocida voráz tratando de subir profesionalmente, una más de esta jauría de mujeres dispuestas a competir por cualquier cargo por duro que parezca.

En estos tiempos apresurados, difíciles, cada vez menos trascendentes a nivel espiritual mi pregunta se dirige a todas nosotras. ¿A donde vamos en nuestro afán de convertirnos en mujeres al poder sobre los hombres?. A veces me levanto y me pregunto como hacen las políticas Cristina Fernández de Kirchner, Michelle Bachelet, o tantas empresarias ocupadísimas de las páginas de sociales para llamar a su marido y decirle que lo aman durante el día, para cuidar a sus hijos,viajar, estar pendientes de su educación, de su amistad y sobre todo para verse tan envidiablemente regias a toda hora.

Hoy doy un grito de auxilio en nombre de las familias. Mientras nosotras seguimos ascendiendo en la escala despiadada del mercado laboral estamos dejando de lado cosas tan primordiales como dar un paseo otoñal con nuestro amor una tarde cualquiera, nos estamos perdiendo de la caída de ese diente de leche de nuestro hijo, del nacimiento de los gatitos de una felina recogida en el patio de la casa, del milagro de ver como tus plantas recién sembradas hace unas semanas florecen.

Hillary ganará el año próximo y una llave profesional más se abrirá para nosotras. Mucha suerte para ella. Yo por mi parte seguiré tratando de encontrar mi lugar en el mundo. Un lugar en el cual equilibrar mi maravillosa ambición profesional con los que amo y a quienes pretendo seguir dando el lugar preferencial en mi vida...

5 comentarios:

Carlos dijo...

...y parece que a este paso, los hombres del futuro solo recordarán las primeras imágenes, caricias, mimos y besos...dados por nanas y domésticas.

Aunque es ambiguo porque siempre he pensado que hombres y mujeres son como alas de la humanidad, y mientras no esten desarrolladas igualmente como sociedad no podremos volar...

Fuerte abrazo.

gataeneltejado dijo...

Claro Carlos!!

Mi llamado va por el tema de administrar ambas vidas equilibradamente y no morir o separarse o dejar a tus hijos en el intento.
Otro problema es que las mujeres estamos enfermando por la excesiva carga laboral y familiar al punto de que se descuida totalmente la salud incluso por las exigencias de la misma sociedad -leáse- dietas y comidas desordenadas.
Hay que darse un respiro de vez en cuando...
Gracias como siempre por visitarme Carlos, eres un amor.

Saludos

Carlos dijo...

...claro! esto que nombras de las enfermedades femeninas las últimas 2 décadas creo que se da justamente por trajín, estress, comer alimentos rápidos, chatarra y encima a deshoras.
Fíjate, ¿cuándo se escuchaba de cánceres de mamas o problemas uterinos a nuestras abuelas?

Supongo un agravante es la poca o nula recuperción despues del parto, dietas y estress entre horas de lactancia y laborales.
Converaba con un amigo médico y me hacía una reflexión curiosa, fíjate que ahora por nuestra facilidad, miedo al dolor y por negocio de las clínicas,se ha desaparecido o es casi obsoleto ya el parto natural, te abren el bajo vientre contra natura, y de alguna u otra forma el cuerpo se defenderá con limite de partos, desprendimientos de úteros, quistes, etc no?
Bueno, es algo que me dejó pensando...quizá tenga razón.

Fuerte abrazo gata,siempre es un placer pasar por tu blog ;)

Najla dijo...

Para los unos.. para las otras.. Ambos... hombres y mujeres... estamos perdiendo esos momentos.. el dientebde leche es un acontecimiento para ambos.. o al menos debía serlo...

Pasear una tarde es algo lindo para dos tórtolos... y dejarse caer al piso mirando al techo y enredando los dedos de ambos pensando en un futuro.. como tener un jardin mas grande..

Lo importante es no trabajar duro.. a sol y sombra por tener ese jardín... y no poderlo disfrutar por ser esclavos del tener.. y no del ser!!!

Saludos... (casi me caigo por andar subiendo al tejado)...jejeje

Basquiat dijo...

interesante reflexion, a este paso algo se perderá en el camino, definitivamente cuando nos demos cuenta nada será lo que solía ser y pocos recordarán aquellos detalles que nombras, entre hijos y madres, tan simples que hacían, tal vez de nuestra vida, algo.