miércoles, 26 de marzo de 2008

Una historia Zen





El gran maestro Taoísta Chuang Tzu soñó una vez que era una mariposa revoloteando aquí y allá. En el sueño no tenía conciencia de su individualidad como persona. Era sólo una mariposa.
De pronto, se despertó y se encontró ahí acostado, una persona otra vez. Pero entonces pensó para sí mismo,
"¿Era antes un hombre que soñaba ser una mariposa, o soy ahora una mariposa que sueña ser un hombre?"
¿Qué somos?

4 comentarios:

gataeneltejado dijo...

Yo soy una escritora que se cree ejecutiva...o será al revés?

Y tu?

Evan dijo...

Aya que me la pones difícil, Gata!!

Yo soy una mujer con alma de mariposa... :)

Un besito!

gataeneltejado dijo...

Saludos Evan!...

Solange Rodríguez Pappe dijo...

Angelos, un ser fantastico que se cree real.