viernes, 25 de abril de 2008

A los imprescindibles ...



Siempre consideré la amistad como una palabra demasiado amplia, demasiado comprometedora.
A mis 18 años aprendí que los amigos que considerabas tus hermanos podían llegar a ser casi tan crueles como los hermanos lo cual en cualquiera de los dos casos es una grave acusación. Algo decepcionada por una grave traición a mi amistad en aquella época decidí no volver a entregar mi corazón en asuntos amistosos e ir dejando por la vida a la gente que conocía sin ningún dolor, personas a las cuales a veces conciente e inconcientemente olvido y detalles tan importantes como sus nombres o apellidos. Es cuestión de tiempo para saber como lo dije en un post anterior quienes han dejado huellas y quienes no.

Por alguna razón hoy amanecí pensando en estos pocos amigos y amigas, las personas que vas reconociendo en este camino como gente que es muy afín a ti, con quienes una cierta familiaridad te hace cómplice. Hoy reconozco que he vuelto a caer en este vínculo filial que va más allá del amor y que nos hace tan grandes a los seres humanos convirtiéndonos en compañeros de manada, en “camaradas”.

Existe gente que en mi vida que sabe y no tengo que decírselo, podría dar tranquilamente la vida por ellos sin esperar nada a cambio por que consiguen atraparte con su comprensión, su tolerancia y sus cuidados; cualidades que en ningún caso son exclusivas de una familia de sangre. Además he aprendido que la amistad es como el amor y que no puedes ser amigo de alguien a quien no admires o respetes lo suficiente.

Quiero hoy agradecer aquí a mis grandes amigos toda su paciencia, su cariño, su respeto, los grandes consejos que me han dado en los momentos difíciles, las haladas de oreja tan merecidas que definitivamente ningún “noamigo” te dará por que no le importarías. Quiero aprovechar este pequeño espacio al que siento tan mío para decirles cuanto me importan y cuanto valoro su compañía y sus palabras.

Tengo amigos de varios colores, de varias texturas y formas. Existen mis amigas reales (por que las puedo ver, abrazar y tocar), la Venus irremediablemente mi pepito grillo, la Tere el hada de la dulzura, la Nicky Gallegos mi pana súper fashion, hace poco dos personas a las que admiro tanto como la Caro y keke, dos mujeres de esas que me encantan emprendedoras y echa’s palante. Mis soportes de carrera, mis copilotos como la Susy, Pilar y Eli.

Tengo que hacer un "toldo" aparte para mis súper amigos virtuales, aquellos con los que durante años me chateo, a los que debo tantas horas de estudio y experimentación en las causas de mis tristezas, alegrías, enfermedades y conflictos laborales, a los que he molestado, pinchado con favores, a los que una webcam y un micro pueden acercarme tanto: Esteban el único hombre del mundo al que valdría la pena conocer en todos los planos posibles, un hombre para el que la palabra utopía no existe. Patricio el talón de Aquiles de mi vida y para quien resulto transparente lo cual a veces puede ser verdaderamente aterrador. Bueno también y afortunadísimamente existe la Yale, mi corazón al otro lado del océano, no podían existir dos personas tan exactamente iguales en este mundo, tan cercanas y tan atadas por cadenas y cadenas de coincidencias que tu y yo. Te quiero hasta las estrellas.

Gracias lectores por comprender esta debilidad del corazón felino que hoy me permite poner por aquí lo que a veces no “sale” en persona…quedan en su casa.

4 comentarios:

Venus dijo...

Que bonito!!!
vENUS

Carlos dijo...

...sin duda debe ser un privilegio contar con tu amistad Gata.

Tu sabes que cuentas con la mía, verdad?

gataeneltejado dijo...

Será un honor Carlos y de ida y vuelta!

GRACIAS...

YaleAngeles dijo...

.... La más cercana se llama Próxima Centuri y está a 4.2 Años Luz o lo que es lo mismo 42 millones de millones de kilómetros... La más lejana de momento está a 12 millones de Años Luz.... Jamás en la vida me habían querido tanto.... Mil gracias!!!