martes, 26 de agosto de 2008

Adiós Onix...mi perro maravilla



Un amigo ha partido este fin de semana, ha sido un gran golpe para todos en mi casa.
Onix no era el perro de la familia, era un miembro más desde hace 4 años cuando vino de la “yoni”, todo aniñado en un vuelo de American Airlines. Venía con tanto papel y referencias que parecía estar recibiendo algún miembro de la realeza …canina.

Mi papi lo acogió como un acto de buena voluntad con una familia amiga, y pensando tal vez en que el perro le ayudaría con la seguridad en un momento de soledad y peligros para él.

Onix, exiliado desde los Estados Unidos por la falta de espacio en un edificio de departamentos, se convirtió entonces mucho más que en un custodio. Fue el compañero inseparable de mi papá durante estos años y su sombra en la casa, donde estaba mi padre allí estaba mi negro, vigilante y silencioso.

Luego vino mi mamá de Colombia y de igual forma mi negrito se supo ganar a doña Raquelita, sí a ella- a la que no le gustaban los perros-, la señora quedó enamorada como todos nosotros, con su mirada noble y su siempre dispuesta presencia para los cariños, las conversaciones y hasta los abrazos.

Onix vino a llenar un vacío de mascota de más de 12 años en mi vida, tengo que aceptar que tuve recelo al principio por su raza, pero poco a poco nos dio oportunidad de conocerlo como un estupendo ser digno de toda confianza, un gran perro que en honor a su casta jamás tuvo un acto agresivo para con nosotros, ni con mis hijos ni con nadie de la casa.

Hablar de Pitbull es un tema serio en el mundo. Son los canes más estigmatizados de la tierra y mi teoría sigue siendo que si hay amor, disciplina y confianza desde cachorros no hay ninguna raza asesina. El perro y mis hijos fueron amigos, el los cuidaba y los saludaba siempre contento de verlos. Dos de los peques de Onix vinieron a parar a mi casa hace un año y fueron cachorritos juguetones tal y como cualquier perro de su edad hasta que consiguieron hogar.

Hace meses comenzó sus achaques, con la artritis, sus problemas de la piel, su caminar lento, ya no quería comer, ya no quería salir a pasear... La decisión de darle fin a su sufrimiento llegó como un consenso de familia, tras admitir junto a Marcelo, nuestro amigo y veterinario chileno que no había otra salida válida para hacerle justicia en la dignidad de la vejez a nuestro fiel amigo, y es que Onix
-cual "Aslan" el león de Narnia- inspira todo el respeto del mundo.

Eutanasia, que fea palabra; pero que tranquilidad que puede dar a quien esta sufriendo. Es una pena que los humanos no tengamos esa caridad o visión de “buen morir” ni para con nuestra misma especie.

El pitbull negro más tierno del mundo, más bueno y más noble se ha quedado dormido para siempre este sábado en la ciudad de Guayaquil.

Sus doce años de vida, bien vividos al ritmo de caminata, comer sano y el amor de quienes siempre le rodearon le valieron una larga vida en la escala perruna de existencia.

Adiós mi Onix, el perro maravilla, mi negro, el único "macho" que sabía obedecer cuando le decía “out”, mi amigo… anoche me ha preguntado Sara por tí y le he dicho que estás en el cielo de los perritos, con tu papá y tu mamá.

Siempre te querremos, nos vemos en el cielo papá precioso!..

9 comentarios:

Evan dijo...

Que triste, Gatita!

Los perros son una compañía... claro que lo vas a extrañar!

Yo me sentí insegura cuando se murió el mío...

Un besito!

Bélica dijo...

Me he puesto triste...
Hace unos dìas una amiga tambien perdio a su fiel amigo, yo aprendì a no encariñarme con ningun otro perro despuès haber tomado en dos oportunidades la decisiòn de la eutanasia canina.

gataeneltejado dijo...

Gracias amigas bellas...esa canción de cortéz no es un cliché...

Cuando un amigo se va queda un espacio vacío...

abrazos!

Gata

Solange Rodríguez Pappe dijo...

La muerte es lo único que nos deja sin palabras, Marce.
Yo te abrazo y espero que todo paso, mientras, quedémonos quietas y con los ojos abiertos.

Juan Secaira Velástegui dijo...

Marcela: te acompaño en estos momentos de dolor, pero es mejor recordar los bellos momentos que tan hermoso animal produjo en tu familia. Los perros son muy nobles y uno se encariña muchísimo con ellos, es obvio pues salen ganando en la comparación con el egoísmo y la hipocresía de cierta gente, pero bueno, es mejor llevarlo presente con amor, creo yo. Igual te mando un abrazo.

Braulio Orellana dijo...

Conocía a Onix en casa de mi querido amigo HH, un auténtico ejemplar, disciplinado, obediente y estremecedoramente fiel...
Un abrazo

gataeneltejado dijo...

Gracias a todos de corazón, compromisos laborales me tienen por el momento sin actualizar el blog...pronto traeré mas notas y actualizaciones, también devolveré las visitas!

Abrazos!

Ma. Candela dijo...

Hace 3 lunes, luego de 12 años juntos, murio mi perro... entiendo cuando dices que es algo más que una mascota, se va el amigo y compañero silencioso del cotidiano trajinar... quedan los recuerdos de esa alegría noble y ese amor sincero que entregan a cambio de tan poco...

onix dijo...

me hiciste llorar.. mi perro tambien se llamaba onix y tambien vivio 12 años e igual tuve que dormirlo.. hace apenas 1 mes de esto y duele mucho y lo extraño...onix era como un hermano travieso pequeño y lleno de amor...haaaaa duele perder a un amigo asi....